Introducción
1 de abril de 2022

Para traducir la palabra Fake News, el 4 de octubre de 2018, la Comisión de enriquecimiento de la lengua francesa, optó por la palabra infox, neologismo que yuxtapone las palabras information (información) e intoxication (intoxicación). Contracción muy pertinente de estas dos palabras ya que, si bien las Fake News siempre existieron, actualmente invaden todo el campo social. ¿A qué se debe su proliferación? Es lo que se propone como interrogante el número 16 de Psychoanalysis.today, último número temático de esta revista en línea. Un número de cierre reeditará los artículos que marcaron a este publicación ¡Y esto no es una Fake news!

La irrupción reciente de la noción de «posverdad», designada en 2016 como la palabra del año por el diccionario de Oxford, cuestiona profundamente las relaciones entre política y verdad. Refleja una situación donde las emociones y las opiniones suplantan la realidad de los hechos, acompañan todos los discursos y alimentan todos los debates. Aun cuando la mentira siempre existió en política (Hannah Arendt, La mentira en política’), su expansión tuvo una explosión en 2016 con el referéndum del Brexit en el Reino Unido y la elección de Donald Trump en los Estados Unidos, acontecimientos analizados en dos artículos de este número. La aparición del término ‘hechos alternativos’ parece haber hecho desaparecer todo sentimiento de vergüenza y de culpabilidad en esos dos dirigentes.

Wilhelm Skogstad, en su artículo Las “patas largas” de las mentiras y el Brexit’, examina en detalle cómo la utilización implacable de la mentira condujo a la población británica a votar a favor del Brexit. Verdad objetiva y verdad subjetiva se confunden en el rechazo del saber científico en beneficio de las creencias.

Cordelia Schmidt-Hellerau, en su texto ‘¿No tienen vergüenza?’ construye su exposición a partir de la actitud contestataria y desafiante de una parte de la población norteamericana como reacción frente a dos acontecimientos: por una lado la elección de Joe Biden como presidente de los Estados unidos y, por el otro, las recomendaciones sanitarias dadas por los expertos durante la pandemia del Covid-19. La mentira aquí alcanzó una dimensión perversa. La autora se pregunta si el psicoanálisis estaría en condiciones de contener el movimiento regresivo de la sociedad norteamericana hacia una psicosis en masa.

Para sostener su argumentación, José Carlos Calich, en ‘Una mirada psicoanalítica a partir de las Fake News’, se apoya en el modelo del proceso de traducción de Jean Laplanche, cuya referencia es el concepto del mito-simbólico. El mito contemporáneo, el de la posverdad y de la libertad absoluta, condujo al surgimiento de importantes cambios sociales: predominio de una estructura ‘tribal contemporánea’, ilusión del placer ilimitado, lógica de la dominación. ¿Cómo paliar la cultura del narcisismo y de la indiferencia hacia el otro? ¿Cómo analiza el psicoanálisis este nuevo malestar en la cultura?

Patrick Merot en ‘El inconsciente ¿es una fake news?’, analiza la relación compleja que cada uno mantiene con la verdad. Todo acontecimiento sólo deviene hecho histórico por la percepción que se tiene de él, lo que conduce a Freud a distinguir la realidad material de la realidad psíquica. Fake news y teorías conspiracionistas parecen ir de la mano, pero ese sentimiento de ser engañados ¿no surgiría de una confusión entre las nociones de poder y de autoridad?

En su artículo intitulado ‘Fake News y el paisaje de la Psicoterapia’, el Dr. Isaac Tylim, a partir de una experiencia clínica, aborda desde una perspectiva original, el tema de las Fake News en la relación analista-paciente.

Eduardo Gastelumendi en su artículo ‘Fake News®, o “viviendo de ojos cerrados”’ afirma que si bien las noticias falsas siempre existieron, las de la actualidad, las de nuestro mundo interconectado, son un poco diferentes. Ponen en evidencia la utilización de mecanismos de defensa que niegan la realidad externa. Este fenómeno debe interrogar a los psicoanalistas e incitarlos a participar del debate público.

Alice Lombardo Maher, en ‘Humanos: una especie de brillantes asesinos’, analiza las fuerzas interiores que empujan a los hombres a matarse entre ellos, ya sea simbólicamente o en la realidad. Alice Lombardo Maher nos alienta a reflexionar sobre el comportamiento destructivo con el fin de erradicarlo.

Todd Essig, en su ensayo ‘De la posverdad a la posempatía, o no’, nos alerta sobre los perjuicios que conlleva la pérdida de la noción de verdad en nuestra cultura contemporánea. El psicoanálisis no quedaría exento. El telenálisis encarnado, encuentro con un analista por intermedio de pantallas, corre el peligro de ser reemplazado por el encuentro con un robot, lo que nos conduciría a la era de la post-empatía.

Este número presenta una video entrevista de Liliana Pedrón con el Dr. José Eduardo Abadi.  Desde un punto de vista psicoanalítico, José Eduardo Abadi nos habla de la relación que existe entre las fake news y la realidad, los miedos, y el poder.

En la era de la posverdad, ¿Cuál es el futuro de una sociedad que valoriza el beneficio y el placer inmediato? ¿Cómo encaminarse hacia una sociedad que privilegie el progreso solidario y perdurable? El ser humano, ¿logrará dejar de manipular los hechos para disimular deliberadamente una verdad que le molesta? ¿Hay que renunciar a la Verdad? ¿La posverdad beneficiará a la democracia?

¡Buena lectura y buena reflexión!

Chantal Duchêne-González
 
Traducción: Patricia Laura Suen